Mucho se podría escribir acerca de los beneficios del correcto uso del teléfono por parte de los profesionales de las #ventas.

Un buen comercial debe llevar buenos zapatos, datos de móvil y llamadas sin límite.

Si nos queremos alejar de técnicas «casposas» de ventas, lo primero que debemos hacer es dejar de presentarnos en las instalaciones de nuestros posibles nuevos clientes, sin avisar.

Comenzar a respetar su tiempo y comenzar a respetarnos nosotros como profesionales.

Cuando te presentas sin avisar, además de entrar en el saco de los demás a los ojos de tus clientes (mediocridad), tu productividad corre un grabe peligro pues, es posible que el cliente no esté y por tanto no te atienda, que esté y no esté (ya me entiendes), que esté pero tenga que marcharse, que esté y te atienda pero te haga esperar, que esté y te atienda pero poco tiempo etc.

Se pueden dar muchas situaciones que al final solo te impiden crear un entorno adecuado para hacer bien tu trabajo y por tanto tener que volver otro día, si es que te da la oportunidad.

Y luego está ese tiempo perdido e improductivo, del ahora mas «tarde vengo entonces», «vengo la semana que viene a ver si hay suerte y lo pillo», «Espere que ahora está ocupado en una visita» etc..

Tiempo que me reconocerás que no medimos pero como decía ayer uno de los profesionales que estaba en la sesión de entrenamiento, y que hace magníficas aportaciones, «perdemos tiempo y #dinero»

Pero ¿Por qué los #comerciales se resisten a llamar previamente al prospecto antes de presentarse?

Por miedo al «NO»

Por eso, en mis programas de #Ventas dedicamos un tiempo a crear y entrenar al detalle una llamada telefónica que incremente brutalmente las posibilidades de éxito para concretar una cita y por tanto, encontrar ese punto máximo de productividad.

Y eso es lo que hemos realizado en la nueva sesión del Programa de Desarrollo y Entrenamiento Comercial para los profesionales de GRUPO JUMADI; La co-creación de la llamada telefónica.